Cuando estudiar duele. Origen orgánico de la ansiedad frente al estudio.

Todos conocemos esa sensación.

Se acerca la fecha del examen de esa asignatura que no te gusta. O de entregar ese trabajo que te parece tan difícil.

No sabes muy bien por qué no te gusta esa asignatura. O quizás sí: el profesor es malo, malo, malo con ganas. O las clases son siempre a las 8 de la mañana y la mitad de las veces ni llegas. O es que el primer parcial te salió mal y le has cogido manía.

Pero ya tienes experiencia en esto de los estudios. “Esta vez no me pilla el toro”, te dijiste. Y realmente creíste que ibas a empezar con tiempo.

Pero el primer día tomaste el taco de apuntes y ya te sentiste incómodo. Un poco depre. O te entró hambre y te fuiste a la cocina a prepararte un mini-bocadillo. O te diste cuenta de que estaba pendiente esa llamada a tu amigo/novia/novio/padre/madre. O no, sonó el whattsapp y había problemas con la próxima reunión de amigos y claro, ya se te fue media hora en aclarar el tema y luego bajaste a comprar algo que te faltaba y después había que ir al gimnasio porque hacer deporte también es importante etc, etc, etc.

Por la noche al acostarte, sentiste una pequeña punzada de culpabilidad por no haber comenzado el estudio previsto. “Mañana me pongo”, zanjaste, y te dormiste.

Y al final te pilló el toro.

Te metiste la asignatura entre pecho y espalda con más ansiedad que eficacia y con la sensación de que eras idiota por haber vuelto a cometer el mismo error. Con esa ansiedad tan familiar, intentando justificarte a ti mismo frente al peor juez que encontrarás en tu vida, que está dentro de tu cabeza y quizás de tu estómago también, a juzgar por el malestar físico que te acompaña en esas ocasiones.

ansiedad duele

¿TE RESULTA CONOCIDA ESTA SITUACIÓN?

A mí, desde luego que sí.

Lo peor de todo es que se sigue repitiendo durante toda la vida. Es lo que llamamos procrastinación y afecta a todos en mayor o menor medida, niños, jóvenes y adultos.

En mi caso, mis obligaciones actuales se reparten entre consultar libros/artículos para casos complicados de la consulta, repasar técnicas quirúrgicas, hacer la programación mensual de sesiones y de trabajo de los residentes a mi cargo, revisar artículos sobre la investigación de mi grupo, corregir borradores de un par de tesis doctorales, hacer labores de mantenimiento del blog y preparar clases.

De todas estas tareas, la que más pereza me dan son revisar artículos y hacer la programación de residentes. No sé muy bien por qué, pero así es. Cuando tengo que sentarme a trabajar en una de estas tareas, me descubro a mí misma procrastinando como una campeona y distrayéndome en mirar el correo, consultar twitter u hojear cualquier libro que esté cerca. Cuando me doy cuenta, me obligo a continuar con el trabajo, y enseguida vuelve a escaparse mi atención a cualquier otra cosa. Tardo casi media hora en ponerme a trabajar en lo que toca.

Sin embargo, hace pocos meses descubrí la razón fisiológica por la que tendemos a procrastinar. El simple hecho de saberlo me está ayudando a dejar de retrasar mis obligaciones y a no sentirme (tan) mal.

ESTUDIAR PUEDE DOLER

Unos investigadores de la Universidad de Chicago publicaron un trabajo en 2012 (1) en el que describían lo que ocurría dentro del cerebro de personas que odiaban las matemáticas cuando se les pedía que hicieran tareas matemáticas. Usaron resonancia magnética funcional y observaron que se activaban ciertas áreas cerebrales, la ínsula dorsoposterior y la corteza cingulada media, cuando el sujeto de estudio preveía que iban a llegar las tareas de matemáticas.

La ínsula dorsoposterior y la corteza cingulada media son regiones implicadas en la percepción de dolor o en la detección de amenazas para la integridad del organismo. Si las personas que tienen ansiedad frente a las matemáticas sufren esa activación cerebral, es lógico que eviten a toda costa cualquier actividad relacionada con las matemáticas. Puede decirse que es un mecanismo de defensa.

No importa que sea un reacción exagerada en el sentido de que las matemáticas no les van a dañar, físicamente hablando. No van a perder un brazo ni a enfermar. Pero su cerebro reacciona como si fuera a ser así, realmente.

Sin embargo, los investigadores observaron que se activaban esas áreas cerebrales del dolor cuando acticiparon la realización de los ejercicios de matemáticas, pero no durante los ejercicios en sí.

Esto fue revelador para mí cuando lo descubrí en el curso Learning How To Learn de Coursera (te recomiendo que hagas el curso si tienes tiempo; comienza una nueva edición en enero de 2015). La profesora del curso, Barbara Oakley, explica claramente que la tendencia a procrastinar funciona como un mecanismo de defensa, pero equivocado, ya que si tienes que llevar a cabo una tarea, retrasarla sólo alivia temporalmente la molestia. Pero si vences tu incomodidad inicial y continúas trabajando, en pocos minutos notarás que te resulta más fácil continuar en la tarea que no te gusta.

Una técnica que puedes usar para vencer la resistencia inicial es la técnica del Pomodoro.

Por supuesto, cuando hayas conseguido trabajar un rato en esa asignatura que tanta pereza te da, tienes que darte un buen premio por tu logro. Un refresco, un trozo de chocolate, o 5 minutos tomando el fresco fuera de la biblioteca. Esa asignatura te causa una molestia real, pero has sabido superarlo y seguir adelante. Sorprendentemente nuestra mente responde positivamente a estas recompensas, y en breve hablaremos también de ello aquí: cómo usar a Pavlov para nuestra conveniencia. Si no quieres perdértelo, suscríbete al blog 🙂

¿QUÉ MÉTODOS USAS PARA VENCER LA PEREZA POR UNA ASIGNATURA (APARTE DE TENER EL EXAMEN CERCA, CLARO)?

REFERENCIAS

1. Lyons IM, Beilock SL. When Math Hurts: Math Anxiety Predicts Pain Network Activation in Anticipation of Doing Math. Plos One 2012;7(10):1-6.

Almudena Trinidad
almudena@dominalamedicina.com

Soy médico otorrinolaringóloga en un hospital de Madrid y soy Profesora Asociada de Medicina en la UAM. Ayudo a estudiantes de Medicina a desarrollar técnicas de estudio más eficaces para lograr mejores notas, recordar durante más tiempo y sentirse más seguros y felices con sus estudios.

32 Comentarios
  • ariel roldan
    Publicado a las 02:56h, 12 abril Responder

    Hola, yo sufro trastorno de ansiedad. En la actualidad estoy estudiando electronica. El problema es que no me puedo concentrar en el estudio, me siento frustrado, intento estudiar pero no puedo. La verdad no se qué hacer

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 17:29h, 14 abril Responder

      Hola, Ariel,

      Si el problema inicial es la ansiedad, necesitarías ayuda de un terapeuta especializado, para empezar.

      Si la ansiedad viene por tu frustración de no poder estudiar, entonces tienes que pararte y analizar de dónde viene el problema. Puedes empezar por estos pasos:

      1-Asegúrate de tener buena visión y no tener molestias a la hora de seguir las explicaciones en la clase (hay personas que desarrollan miopía después de la niñez), y que no tienes tampoco problemas para ver de cerca (eso puede ser hipermetropía).

      2-Si vas a clase, asegúrate de no distraerte muy a menudo y ser capaz de seguir las explicaciones. Si se te va la mente a otro sitio con mucha facilidad, toma apuntes. No es necesario apuntarlo todo, sino apuntar palabras sueltas o frases sueltas de lo importante

      3-Comprueba que puedes leer sin problemas, es decir, que no confundes letras. Si te ocurre que estás empezando en Electrónica, y te cuesta entender las palabras técnicas del texto, pregunta a tus profesores si existe algún diccionario de consulta rápida, en papel o en internet.

      4-Sé muy activo cuando te sientas a estudiar. Primero, escribe en un papel qué 3 cosas nuevas vas a aprender con cada tema. Puede que aprendas más, pero para empezar, comienza eligiendo solamente 3 conceptos importantes. Si al sentarte a estudiar te limitas a leer una y otra vez el texto, sin anotar palabras ni hacer dibujos, eso es que tu cerebro no está “metiéndose en faena”. Anota tus 3 conceptos elegidos, y ponte a leer. Cuando acabes, prueba a contestar esos 3 conceptos. Esto pone en marcha tu inteligencia en vez de aburrirla.

      Espero que estos pocos consejos te sirvan para empezar a resolver problemas. Un saludo y gracias por comentar!

    • Ivelin Leal
      Publicado a las 20:01h, 14 mayo Responder

      Hola…. quisiera saber como me pueden ayudar.
      Lo que sucede es que no puedo estudiar bien, mejor me explico.
      Desde el colegio he tenido la costumbre de aprenderme todo de memoria. Es mi segundo mes en la universidad en Medicina y mis notas no son malas, tengo notas muy altas pero me estoy olvidando de todo lo que estudio. Comprendo y al momento de estudiar se me queda todo, pero veo estos problemas:
      1. Me demoro muchísimas horas en aprenderme pocas hojas y por ende me atraso de mis otras materias.
      2. Una vez que estudio doy la prueba y como dicen mis amigos “hasta ahí llegó.” El conocimiento solo me duró hasta la prueba.
      3. Me molesta el hecho de que lo veo como el colegio, no siento que aprendo, y eso me hace sentir mal y hasta me frusto porque no me siento feliz, mis papás siempre me dicen que está en mi menten, que cambie el método de estudio, pero no me funciona otro, busco saberme todo de memoria y me dedico tanto tiempo, incluso más que mis compañeros solo para saberme lo básico.

      Fue la mejor de mi colegio, mejor egresada de mi institución, y esta frustación es terrible, porque tengo la capacidad. Quiero ser médico, pero cada vez que me siento a estudiar me siento tonta frente a mis compañeros que logran retener mejor y yo apenas puedo saberme lo suficiente para una prueba.
      He buscado cursos de métodos de estudio presenciales pero solo hay lectura rápida… que igual no siento que sirva para mí.

      Espero que me puedas ayudar con algún consejo.

      • Florencia
        Publicado a las 04:01h, 25 agosto Responder

        Lo mismo tengo y soy estudiante de medicina 😩 estoy horas para estudiar unas hojas y eso me genera más ansiedad es un círculo vicioso

        • Almudena Trinidad
          Publicado a las 21:04h, 26 agosto Responder

          Hola a las dos, Ivelin y Florencia,

          Vuestro problema es muy frecuente al comienzo de los estudios de Medicina, y a veces se prolonga varios años. La causa suele radicar en una técnica de estudio ineficaz, generalmente basada en releer y subrayar y poco más. Estas técnicas son suficientes en el instituto, pero en la Facultad ya no bastan. Hay que trabajar de otra manera, tomando apuntes de forma más eficaz, trabajando con la materia con diversas técnicas según de qué asignatura se trate (mapas mentales, tablas, dibujos), y luego repasando con cierta antelación para que no se amontone el trabajo. Las flashcards son ideales para esto y tenéis una entrada aquí mismo en el blog.

          Una vez percibes que trabajas con más fluidez, la ansiedad suele reducirse. Otras formas de mantener la ansiedad a raya es hacer ejercicio y hacer descansos suficientes.

          Espero que consigáis encontrar el camino muy pronto. No os rindáis: preguntad a compañeros, probad otras técnicas de estudio, sed flexibles e investigad qué os resulta más útil.

          Un abrazo

      • Sol
        Publicado a las 03:49h, 21 septiembre Responder

        Me senti tan identficada. Me pasa lo mismo tuve mejor promedio en el colegio las mejores notas .y en la facultad me cuesta concentrarme antes no me pasaba.

  • Ivan
    Publicado a las 07:23h, 18 abril Responder

    Padezco ansiedad y pensamientos de angustia, me tienen con risperidona y fluoxetina pero no quisiera mucho, usé clonazepam que tenía guardado y funcionó de maravilla, el problema es que el viernes entro a un instituto de inglés, afectará el clonazepam mi estudio ?

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 10:01h, 23 abril Responder

      El clonazepam es un depresor general de todo el sistema nervioso central, y eso puede significar cierto entorpecimiento de las capacidades de concentración y de memorización. Pero, al mismo tiempo, la ansiedad también altera mucho la concentración y el rendimiento de los estudiantes, así que puede compensar usarlo.

      De todas maneras, es importante que se lo comentes a tu médico para que equilibre bien toda la medicación, te aconseje sobre las dosis, y así evitar problemas. Una estudiante de mi facultad fue a un examen final después de tomar demasiada medicación para la ansiedad y suspendió, habiendo estudiado bien la materia. Así que, cuidado.

      Gracias por leer el blog y por comentar. Espero que mejores pronto 🙂

  • PB
    Publicado a las 04:08h, 08 mayo Responder

    Tengo 22 y estudio arquitectura; me gusta la carrera. Dejé los estudios por depresión severa y ansiedad. Los dejé durante todo el 2016. Me recuperé bastante bien, pero este año volví a los estudios(como lo tenía planeado) y me pasó lo mismo. Ansiedad y angustia al momento de diseñar, pensamientos negativos que me bloquean en todo sentido, siento que todo esta mal. Me siento pésimo por no poder avanzar. Todo esto me hace incapaz. A pesar de que mejoré en varios aspectos, en todo esto sigo igual. Ya llevo terapia un año y medio. Tengo casi un pánica a equivocarme; yo sé que es parte del proceso de aprendizaje, pero no puedo superarlo. Me duele mucho, porque me atraso

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 21:11h, 18 mayo Responder

      Hola, Paloma,

      Gracias por escribir. Parece que tienes una reacción casi fóbica al estudio. En realidad, no llevas tanto tiempo combinando terapia con la universidad, de modo que tienes un gran margen de mejora.

      A veces tengo la sensación de que nos quedamos anclados en una forma de hacer “mal” las cosas (con angustia, sin disfrute), y nos obsesionamos con “mejorar”. Pero “mejorar” nos mantiene pegados a lo que funcionó mal en el pasado. ¿Cómo querrías que fuera tu futuro en la carrera? Si todo tu pasado desapareciera, ¿cómo vivirías los estudios, qué nueva posibilidad crearías para ti? Piensa desde cero y proyecta un nuevo “yo”.

      Quizás te funcione. Un saludo y cuéntanos tus progresos

  • Alejandra
    Publicado a las 19:32h, 14 mayo Responder

    Me dijeron hace casi dos años que tengo fobia específica a estudiar, pensé que cuando entrara a la universidad eso se pasaría porque estaría estudiando lo que me gusta y sería diferente, sin embargo, sigo teniendo fobia a ponerme a estudiar incluso las asignaturas que me encantan, me da ansiedad y simplemente no soy capaz ni de concentrarme, ni de pensar en nada más que en que tengo que estudiar. Mi cabeza se va a mil sitios diferentes a la vez y no puedo hacer nada.
    Nunca me ha importado demasiado suspender un examen, lo que me ocurre es que no me gusta estudiar para ellos, algo sin sentido realmente.
    ¿Qué puedo hacer?

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 21:25h, 18 mayo Responder

      Como escribió Paloma, tú también sientes ese rechazo visceral a estudiar… Todos los estudiantes se aburren estudiando para exámenes. Basta que te obliguen a aprender algo para empezar a detestarlo. Pero no tanto como para que te inmovilice.

      A menudo como estudiantes vemos los exámenes como un juicio sumario, como una evaluación de toda nuestra vida. En realidad, los exámenes son un accidente. Hace siglos, los médicos se formaban trabajando junto a otros médicos. Hoy en día se precisan múltiples especialistas y asegurarnos de evitar el intrusismo profesional, por lo que las facultades establecen filtros a cada paso de la formación. El filtro más fiable y de menor coste, que permite evaluar a decenas y decenas de candidatos en poco tiempo son los exámenes escritos.

      Un examen prueba tu capacidad para contestar determinadas preguntas en un día concreto. Nada más. No evalúa toda tu persona. La nota final no implica que vayas a ser buen o mal médico; sólo significa “Mira, este día fuiste capaz de contestar bien X preguntas”.

      De hecho, es una pena que le cojamos tanto asco a los exámenes, cuando son la mejor manera de aprender. Contestando preguntas te das cuenta de si has comprendido bien un concepto o no. Estudiar examinándote a cada rato sería lo más eficaz para fijar el aprendizaje. Es más divertido hacerlo así que sentarte durante horas leyendo y releyendo, plantada como una seta frente a los apuntes.

      Al fin y al cabo, muchas cosas se aprenden así, con “exámenes”. Aprendes a conducir con el profesor al lado enseñándote un poco de teoría y luego pidiéndote que la pongas en práctica. “Mete primera” “Ahora pasa a segunda” “No, así no, mejor de esta manera”. Enseñanza-pregunta-enseñanza-pregunta-nueva enseñanza = aprendizaje!!

      ¿Has probado a estudiar en un grupo de estudio con más compañeros? A aprender con vídeos, mejor que con textos? Leer tus apuntes en el parque? ¿Estudiar a partir de exámenes, en plan “ingeniería inversa”?

      Hay distintas formas de examinar, y también de aprender. Cuéntame más en detalle para poder ayudarte mejor.

      Un saludo,
      Almudena

  • Laura
    Publicado a las 21:17h, 22 mayo Responder

    Hola, tengo 18 años, estoy estudiando psicología y no me ha ido para nada bien, no tengo buena memoria y a veces me frustro porque me va mal, no sé que hacer, siempre que me pongo a estudiar mi cabeza termina doliéndome mucho y a veces los parpados y pómulos me tiemblan, no sé que me sucede, por favor ayúdeme.

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 12:15h, 25 mayo Responder

      Hola, Laura. Probablemente todo lo que te pasa tenga que ver con ansiedad y con la inseguridad que sientes cuando te pones a estudiar. Aún eres joven y estás empezando. Hay que tantear y probar con diversos métodos hasta que encuentras un flujo de trabajo adecuado para ti.

      Te recomiendo que trabajes con mapas mentales y con tablas comparativas en la fase de estudio en la que tienes que comprender la materia, y después con flashcards para empezar a memorizar pocas semanas antes de los exámenes.

      • Alejandra
        Publicado a las 22:31h, 28 mayo Responder

        Esta semana que entra tengo 3 exámenes. He tenido solo 4 días para estudiar debido a que en mi carrera, no tenemos más tiempo para estudiar, no es algo que solo me pase a mi, le pasa a todas las personas de mi carrera.
        Esto es algo que no puedo solucionar tan fácilmente. Sin embargo, mi comentario es para decir que en esos cuatro días, he estado muy estrenada, algo que veo normal, pero aún así no soy capaz de concentrarme como debería.
        Ya me he dejado una asignatura del cuatrimestre pasado, y seguramente me quede otra de este, y dos son las asignaturas máximas que puedo suspender para recibir la beca.
        Estoy con grandes problemas de ansiedad porque, como ya dije en esta página, me detectaron fobia a estudiar hace como dos años, pero me siento obligada a estudiar (a pesar de la ansiedad, como otros muchos) porque, debido a mi familia, no puedo permitirme suspender más asignaturas, pero no puedo más, no sé dar más de mí.
        No sé que hacer.

  • Jian Carlos
    Publicado a las 20:54h, 15 julio Responder

    Hola, tengo 19 años y quiero exponer lo siguiente:

    He ingresado a estudiar Negocios Internacionales de manera virtual y a la hora de ver o realizar los trabajos que dejan en la plataforma, me desespero, me enojo, caigo en frustración y quisiera empezar a gritar el porqué me estoy comportando de esa manera. Trato de no mantenerme distraído (por cierto, lo soy), pero me cuesta trabajo.
    Me desmotivo rápidamente a la hora de hacer talleres o trabajos y eso me mantiene en frustración y también desanimado por no saber bien el motivo tras todo eso.

    Por favor, ayudame.

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 10:33h, 22 julio Responder

      ¡Hola! Muchas gracias por comentar en el blog.

      Lo primero que se me ocurre cuando leo tu mensaje: ¿Es adecuado un curso virtual en tu caso, dado que estás teniendo estos problemas? Es decir, hay estudiantes que aprenden mucho en clases magistrales presenciales y aprovechan el intercambio de preguntas y respuestas que se produce en el aula, mientras que otros prefieren obviar las clases y aprenden mejor leyendo sobre la materia directamente.

      Quizás en tu caso esté ocurriendo que echas de menos esa presencialidad. ¿Tienes un foro de compañeros de curso donde consultar dudas y comentar estos problemas? Te animo a que lo uses.

      Por otro lado, si tienes 19 años, significa que acabas de llegar de la escuela Secundaria, y el salto a la Universidad suele ser muy duro para todos. Muchas veces nos las arreglamos bien en el instituto con nuestros métodos corrientes de estudio como subrayar, releer, hacer algún esquema, pero en la Universidad estos métodos pueden volverse insuficientes. ¿Por qué? Porque en la Universidad aumenta mucho el volumen de las materias, y aparecen asignaturas nuevas que no sabemos cómo estudiar. Esa transición requiere “aprender a aprender”.

      Estas dificultades, combinadas con la autoexigencia que nos imponemos, porque creemos que tenemos que ser perfectos a la primera, pueden llevarnos a tu situación de ansiedad y frustración. No sabes cómo proceder con los trabajos, y crees que tienes un problema en tu esencia, en tu persona, cuando lo que ocurre es que tu esencia está bien, pero desconoces las técnicas más adecuadas para aprender online. Y esto es normal, y tienes que tratarte bien a ti mismo, igual que tratarías bien a un hermano de 5 años que trata de conducir una bicicleta y se cae al suelo. Tiene que aprender la técnica, ¿no es así? Y lo conseguirá por ensayo y error, o porque otra persona, con más experiencia, le enseñe. Es LO NORMAL.

      Por cierto, es normal distraerse en esta situación. Tu cerebro detecta un peligro y quiere evitarte un dolor. Es lo que cuento en el post más arriba. Cuando mejoren tus habilidades, irá cediendo el “dolor mental” y te costará menos sentarte a trabajar.

      Necesitas dedicar un tiempo a “aprender a aprender” en tu nuevo entorno de estudio. Gradualmente lo irás haciendo mejor. No dudes en seguir escribiendo y preguntándome si necesitas más ayuda.

      ¡Un abrazo!

  • Fiorella
    Publicado a las 02:43h, 22 julio Responder

    Buenas, soy estudiante de medicina veterinaria y este es mi primer año de carrera con 21 años, ya que decidí cambiarme de una carrera que había estudiado los últimos 3 años.
    Empecé muy bien y seguí muy bien con las materias y el ingreso (Teniendo en cuenta que hacía como más de 5 años que no tenía naturales y de un nivel muy bajo). Pero hace dos meses me atore con un parcial. Venía muy bien y motivada pero cuando me senté a estudiar para esa materia me largué a llorar y nunca más la pude tirar. Mi idea era recursarla por qué pensando en la misma me entorpeció en las otras materias, que igual con mucho sacrificio las aprobé. Pero lo que más duele es si me arrepiento o me pone peor o ya soy grande no me puedo atrasar o soy débil, etc. La causa de esta angustia aún la desconozco. Empecé con un terapeuta pero ya al segundo día me quiso medicar y no lo vi necesario. Mi preocupación es no seguir con esta sensación sino me va a hacer muy mal y no quiero terminar asi!! Ayuda por favor. Gracias

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 10:48h, 22 julio Responder

      Hola, Fiorella. Muchas gracias por comentar y aportar en el blog 🙂

      Cuando nos atoramos con una materia o un parcial determinado, es útil analizar la causa de este atasco mental. Suele ocurrir con asignaturas o temas especialmente difíciles para un novato. P. ej. la Anatomía suele causar disgustos al comienzo porque desconocemos cómo afrontar el estudio. Éste suele descansar sobre texto escrito y atlas, es decir, sobre información verbal y visual. Casi todos somos aprendices visuales muy buenos (el ser humano ha sobrevivido durante milenios gracias a sus capacidades visuespaciales), pero algunos necesitan echar mano de otras modalidades sensoriales. P. ej., conocí una estudiante que consiguió empezar a aprobar Anatomía imaginando que ella misma era la estructura que tenía que estudiar. Esto es una habilidad quinestésica.

      No tengas miedo de esa emoción de miedo que tuviste al sentarte a estudiar. Lo que significa el miedo inicial es que desconoces cómo estudiar esos temas concretos. La respuesta más sana a ese miedo es probar diversas técnicas propias, y si ninguna resulta, consultar a tus profesores o a alumnos de cursos superiores cómo lo estudiaron ellos. El problema viene cuando sientes miedo, y casi automáticamente, sin darte cuenta, te dices a ti misma que eres torpe, débil, tonta, etc. Nuestra sociedad nos enseña a hablarnos muy mal a nosotros mismos.

      ¿Has leído mi respuesta de más arriba J Carlos? Considérate ahora mismo como una bebé que está intentando aprender a caminar. Quizás te cueste más que a otro bebé de tu edad, pero a nadie se le ocurriría llamarte “débil”. Los adultos a tu alrededor te ayudarían con paciencia. Simplemente, aceptarían que te cuesta un poco más esa habilidad en concreto, igual que otras muchas te costarán menos. Así es la vida y está bien que sea así.

      Tú, como estudiante novata de Veterinaria, mereces la misma consideración en tus comienzos que un bebé que comienza a caminar, o una niña que empieza con sus primeras sumas. Trátate muy bien a ti misma y busca otras formas de estudiar y resolver ese rompecabezas. En esa búsqueda, aprenderás cosas nuevas que te servirán para el resto de tu vida.

      No dudes en volver a escribir si quieres más ayuda. Cuéntanos qué asignatura te da esos problemas y trataré de ayudarte lo mejor que pueda.

      ¡Un abrazo!

      • Fiorella
        Publicado a las 13:12h, 22 julio Responder

        Mil gracias 😏

  • Ángeles
    Publicado a las 16:10h, 24 julio Responder

    Buenas tardes:

    De verdad que, gracias por esta información. Estoy elaborando un TFM y me cuesta una barbaridad avanzarlo, tal y como comentas siento verdadero dolor. Principalmente, mi problema es interno ( me deprime ver la falta de ayuda que tengo por parte de mi directora y si a esto unimos problemas de índole familiar, pues ya tenemos el “puchero completo”) . También a nivel externo, tengo algunos inconvenientes (realmente no tengo un lugar fijo donde estudiar, mi casa de toda la vida “ha sufrido cambios” porque mi abuela vive con nosotros. Digamos que no tengo mi propio espacio, ni escritorio ni nada. Esto me genera frustración y malestar continuo, me suele doler el pecho y hasta me dan problemas estomacales.Antes tenía amor por el conocimiento, pero me doy cuenta que ha cambiado mi percepción en cuanto a aprender: cada día me gusta menos. Espero poder superar esta fase de desaliento pronto, pero desde luego es bastante duro. Honestamente, creo que estoy mejor en trabajos que requieran más un esfuerzo físico que mental porque mi mente no se agobia tanto. Además me han salido manchas en el cuerpo, una especie de dermatitis según los médicos. De todas formas, yo afirmaría que se debe a lo que he relatado anteriormente.

    PD: Soy filóloga y estoy haciendo un máster para ejercer la docencia.

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 16:50h, 24 julio Responder

      Hola, Ángeles,

      Me alegro de que te ayude toda esta información.

      Realmente elaborar un trabajo escrito como el tuyo es muy difícil. Más aún si te falta ayuda de tu supervisor, porque entonces todo son dudas e inseguridad, y no sabes dónde colocar el siguiente paso. Incluso con ayuda es difícil…

      En una situación así, no me extraña que todo tu cuerpo y tu mente se revelen e intenten escapar.

      Si careces de espacio propio en casa, y no sabes dónde encontrar un hueco reservado para ti, busca una biblioteca, o incluso una cafetería cercana a tu casa, donde te permitan trabajar 2 ó 3 horas seguidas a cambio de un par de cafés. Quizás con el ruido de fondo de un bar o un café encuentres algo de calma y te sientas más acompañada. Te animo a probar y elegir un sitio que te guste.

      Por cierto, en este blog https://paulinacierlica.com/blog/ tienes consejos de una filóloga polaca afincada en España para realizar TFG, y seguro que te sirve de ayuda para tu TFM. Puedes contactar con ella y compartir tus dudas.

      Me resulta familiar esa sensación de que rindes mejor en un trabajo físico que en uno mental. Eso se debe a la inseguridad que sientes ahora. Yo, cuando comencé a trabajar de médico interno residente (aprendiendo la especialidad de ORL), tenía tantas lagunas que miraba con auténtica envidia a los celadores, que parecían tan tranquilos en sus puestos de trabajo… Pero no le des mucha importancia, seguirás evolucionando y aprendiendo y te adaptarás.

      ¡Ánimo con el TFM!

      • Ángeles
        Publicado a las 15:15h, 25 julio Responder

        Buenas tardes, Almudena:

        Te agradezco enormemente todo lo comentado y la información adicional.Me ha parecido muy sustanciosa la intervención.

        Realmente sé que es una cuestión de actitud, de ser positiva y de buscar siempre soluciones o alternativas que mejoren mi situación actual. Aunque pueda ser complicado, siempre hay alguna forma de mejorar paulatinamente.

        ¡Un gran saludo!

  • Carlos
    Publicado a las 04:55h, 11 septiembre Responder

    hola queria tu recomendación porque tengo un problema:
    Voy a primer año de derecho y cuando leo para ponerme a estudiar me pongo nervioso, y me cuesta mantener la atención ya que me distraigo o imaginando cosas o mirando mis alrededores, a veses me pongo tan nervioso que tengo que ir a hacer otra cosa, lo extraño es que cuando me puse a estudiar historia de las instituciones ninguna de estas cosas me paso y me pude concentrar y estudiar tranquilamente. Otras cosa interesante es que a veses mi padre me ayuda y me explica y en esos casos puedo entender.¿Sera que no me gusta la carrera ? espero tu consejo porque estoy con muchos problemas, no se si cambiarme de carrera o que hacer .

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 14:32h, 11 septiembre Responder

      Puede que te resulte más difícil aprender a partir de texto escrito que a partir de una explicación verbal. Por otro lado, el Derecho tiene un vocabulario muy específico y puede costar trabajo asimilarlo en los primeros meses. Las asignaturas de historia, sin embargo, tienen un vocabulario más general y contienen ese componente de “storytelling” que las hacen más amenas y fáciles de asimilar. Creo que tu problema puede ir por ahí.

      Respecto a si la carrera te gusta o no, a veces es difícil saberlo con certeza. A menudo los padres influyen en estas decisiones y confundimos el bienestar de agradar a los padres con el bienestar de saber que estás yendo por un camino adecuado. Puedes necesitar un semestre o un año para realmente conocer la carrera y darte cuenta de si te gusta o no.

      Un saludo y mucha suerte

  • Ines
    Publicado a las 18:24h, 11 septiembre Responder

    Hola, quería plantearte mi situación por si pudieras aconsejarme

    Tengo 19 años y acabo de terminar primero de veterinaria. Digo terminar porque el curso ha acabado, porque de 10 asignaturas únicamente he logrado aprobar 4. Durante mi etapa de secundaria siempre he sido de las mejores de la clase, no me costaba mucho sacar buenas notas y reconozco que no me haga falta estudiar demasiado. Conseguí sacar en la selectividad la nota suficiente para entrar en la carrera que quería, y a partir de ahí todo ha sido un desastre.
    Reconozco que comencé en curso muy confiada y al finalizar el primer cuatrimestre me llovieron los suspensos. El segundo no fue mejor y tras pasar el verano estudiando, la cosa no ha mejorado en Septiembre.
    Esto me está provocando mucha ansiedad. Empezó en febrero y siguen dándome ataques antes de los exámenes desde entonces. La razón la conozco, no voy a los exámenes con la suficiente preparación, y soy consciente.
    El problema es que no se como estudiar bien. Me paso el tiempo haciendo resúmenes y siento que estoy avanzando, aunque la realidad es que no. Cuando termino los resumes y me pongo a memorizar me cuesta muchísimo concentrarme y a los 10 minutos estoy distraída. Además de mis problemas para concentrarme, mis resúmenes no son los suficientemente densos por lo que al llegar al examen me encuentro con que no he estudiado lo suficiente aunque haya logrado aprenderme el resumen. Y todo esto aumenta mi ansiedad.
    No se como afrontarlo, no se que técnicas utilizar para rendir más cuando estudio. Se muy bien cuál es mi problema, pero no se como ponerle solución.
    Mi ansiedad ha aumentado en septiembre, por los estudios, por mis padres vana. Atener que gastar mucho dinero en mi y porque temo decepcionarles. Me apoyan muchísimo y me dicen que soy capaz aunque tarde más en terminar que el resto de mis compañeros, pero a veces me siento inútil y tengo la sensación de que todo lo que he logrado hasta ahora ha sido por suerte y no porque realmente sea lo suficientemente inteligente como para sacar esta carrera.
    Espero que puedas darme algún consejo de cara a este nuevo curso.

    Un saludo

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 12:11h, 20 septiembre Responder

      Hola, Inés, gracias por escribir y compartir en el blog.
      Te está pasando algo muy muy corriente en el primer curso de estas carreras tan exigentes: llegas de Secundaria con técnicas suficientes para Secundaria, pero no para la carrera. Tienes los primeros suspensos y entonces te das cuenta de hasta qué punto confías en las notas que obtienes y eran un puntal básico en tu vida.

      Si has leído el pdf que os entrego cuando os suscribís, ahí os prevengo de varias creencias erróneas: “No soy suficientemente bueno”, “Soy menos inteligente que los demás”, y otra no expresada normalmente “Nunca conseguiré mejorar”.

      ¡Error!! Puedes estar segura de que todos los estudiantes que logran superar la barrera de selectividad y entrar en este tipo de carreras como Medicina, Veterinaria, Enfermería, etc, son suficientemente inteligentes para estudiarlas.

      Lo que fallan son los métodos. Simplemente, releer y hacer resúmenes es poco eficiente con el volumen de materia que tienes en la universidad. La ansiedad es una consecuencia lógica cuando llevas TODA tu vida siendo buena estudiante a cambio del abrigo y protección de tus padres.

      “A cambio” no significa que sea un intercambio comercial, nada que ver, pero sí es un acuerdo basado en el amor y la necesidad de prosperar. Tu cerebro reptiliano puede llegar a creer que “buena nota” es igual a “sobrevivir”. Si empiezas a suspender, aparentemente todo se va al garete.

      Sin embargo, como he dicho en varios foros, como en esta charla que di en Lleida, una nota de examen solamente significa “porcentaje de preguntas que supe contestar sobre un tema determinado un día concreto de mi vida”. No significa nada más.

      Que lleves 1 año sin ser capaz de superar los exámenes de la carrera significa que TODAVÍA no has encontrado las técnicas más eficientes para ello. Pero llegarás a encontrarlas y a adaptarlas de la mejor forma para ti. Eso es parte de tu camino ahora como estudiante y adulta que busca su vocación en la vida.

      Te sugiero varias cosas de las que ya he hablado en el blog:

      1) Intenta preparar tu material de estudio con la menor inversión de tiempo posible. Puedes probar a completar apuntes o la técnica de Cornell

      2) Practica cuanto antes a contestar preguntas sobre el temario usando exámenes de otros años o flashcards. Cuanto más específica la preparación, mejor saldrá la prueba. Piensa sobre esto como los deportistas. Lee la entrevista que hice a Miriam

      3) Asegúrate de descansar 1 día a la semana haciendo algo que te apasione y te divierta, sea lo que sea. Esto es fundamental para mantener la ansiedad a raya

      Espero que estos consejos te ayuden. ¡Mucho ánimo, te queda toda la vida por delante!

      Un abrazo,
      Almudena

  • Melissa
    Publicado a las 04:49h, 28 septiembre Responder

    Me pasa con las matematicas, me angustio, me sudan las manos, se me acelera el corazóm y lloro lloro lloro lloro y no puedo realmente no puedo con ellas y no se que hacer, incluso he pensado en dejar mi carrera y solo tiene 1 ramo de matematicas. Pero me supera esta sensación que se me viene el mundo abajo, es como si me diera una crisis de panico. De verdad es terrible. No se que hacer, no se.

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 15:08h, 01 octubre Responder

      Creo que lo que realmente tienes son eso mismo, crisis de pánico. Es algo mucho más intenso que simplemente la incomodidad de estudiar algo que te desagrada. Prueba a estudiar con Pomodoros, o la técnica de ingeniería inversa (estudiar a partir de problemas ya resueltos).

      Si eso no te alivia, consulta con un psicólogo o un psiquiatra para atajar el problema cuanto antes.

  • sara reina
    Publicado a las 17:29h, 28 septiembre Responder

    Hola! me gustaría que me ayudara con lo que me pasa.
    Al igual que algunos de los que han escrito lo que les pasa, a mi me pasa que me dan ataques de ansiedad y de pánico cuando estoy en clase o cuando estoy en casa y llega la hora de salir para ir al instituto. Siento que me falta el aire, me dan ganas de vomitar y me dan taquicardias.
    Estoy en segundo curso de un grado superior y al pensar en lo que tengo que hacer me da ansiedad, angustia e incluso pánico, porque siento que este grado no es para mi y que no estoy capacitada para desarrollar el trabajo, siento que esto no es para mi y nadie es capaz de comprenderme y eso me pone peor.
    Yo a mis padres ya se lo he dicho y ellos insisten en que lo tengo que terminar, pero siento que este año no puedo, por todo lo que me pasa y siento la necesidad de hacer algo diferente este año y no sé ni como afrontarlo, ni como hacérselo a mis padres.

    Un saludo

    • Almudena Trinidad
      Publicado a las 15:16h, 01 octubre Responder

      Hola, Sara, gracias por escribir. Cuentas una situación muy dura, similar a la de Melissa.

      Es importante saber si estás estudiando el Grado que realmente deseas. Si no es así, es más difícil superar esas dificultades, que pueden ser en ese caso una forma de escapar de una situación que no quieres vivir.

      Por otro lado, si has llegado a ese Grado, significa que estás plenamente capacitada para estudiarlo. Otra cosa es que no te guste lo que estás estudiando y de esa forma falle tu motivación interna.

      Si te gusta el Grado, y tienes problemas para hacer trabajos escritos o exámenes, lo que te está fallando es el método. A veces nos bloqueamos cuando aparecen dificultades y no somos capaces de ir modificando técnicas de estudio o probar cosas nuevas. Revisa tu forma de trabajar a la hora de tomar notas, de repasar las materias en casa y cómo haces de cara a los exámenes. Puedes mejorar el trabajo en clase con la técnica de Cornell. En casa, con temas difíciles, puedes probar mapas mentales y tablas comparativas. La memorización y el repaso de cara a los exámenes puede comenzar muy pronto y de manera sencilla con el uso de flashcards.

      Espero que puedas empezar a analizar tu problema con estos consejos. Si necesitas más ayuda, puedes contactar conmigo en almudena@dominalamedicina.com.

  • Fernanda
    Publicado a las 05:40h, 06 octubre Responder

    Hola👋 si es posible me gustaría que me asesore con mi problema por favor.
    Hace 2 meses aproximadamente no puedo estudiar, me siento y a los 10 minutos me desconcentro. Intenté con la técnica de 45′ de estudio y 5′ de despejarme con cualquier otra cosa, pero esos 5′ se convierten en una hora. Este año empecé la facultad y el primer cuatrimestre no me fue tan mal, aprobé dos materias con notas excelentes y una la recurse (quiero aclarar que en el primer cuatrimestre tenía muchísima motivación y me gustaba mucho, disfrutaba de aprender)… en el secundario me iba muy bien y era muy estudiosa, no dejaba de estudiar para ninguna instancia. Sin embargo ahora me encuentro en la 2da parte del año, ya abandone la segunda materia y mañana tengo parcial….no estudie más que una pequeña parte de lo enorme que es el programa, es decir, hay una ENORME posibilidad de que la desapruebe también. Y sinceramente no me importa, no me importa desaprobar, amo la carrera que estoy siguiendo y quizás sea porque estoy en un ciclo básico común y no son materias de MI carrera en particular, no sé a qué echarle la culpa. Estoy teniendo muchos episodios en los que no me importa nada, no tengo motivación, no existe. Pensé en ir al psicólogo, quizás pueda ayudarme con mi problema, porque tengo muchos episodios de depresión, muchísima ansiedad constantemente, insomnio, recurro mucho al pasado también. Sé que mañana (o mejor dicho, hoy) cuando entregue mi parcial medio en blanco, me voy a deprimir mucho y me voy a decepcionar porque sé que fue mi culpa, y eso me va a hacer sentir peor. No sé que me pasa, no me reconozco, no soy yo. Perdón si lo hice tan largo, y realmente me ayudaría mucho si me contesta, muchas gracias 😊

Publica un comentario